3 Maneras de organizar grupos cooperativos en el aula

El aprendizaje cooperativo es una herramienta fundamental para cualquier docente y Santiago Moll profesor del curso Cómo Implementar con éxito el Aprendizaje Cooperativo en el Aula nos lo demuestra en este artículo.

Grupos cooperativos. El artículo de hoy tiene como finalidad darte a conocer de qué tres maneras se pueden organizar grupos cooperativos durante una sesión lectiva a través del modelo pedagógico del aprendizaje cooperativo. Este tipo de organización o distribución resulta verdaderamente efectiva para trabajar la ayuda mutua entre compañeros y fomentar así la inclusión de todos los alumnos de un mismo grupo clase.

Enseñar a trabajar a tus alumnos en grupo, en equipo supondrá para ellos un profundo cambio en lo que se refiere a su aprendizaje. De ahí que sea tan importante que dicho cambio se lleve a cabo de manera pautada y progresiva. También es recomendable que tus alumnos reflexionen acerca de la importancia de trabajar en equipo a partir de la vivencia de experiencias positivas para que descubran que se aprende más y mejor cuando se trabaja en equipo.

¿Quieres conocer la distribución de los alumnos en diferentes grupos cooperativos? ¿Quieres descubrir qué ventajas cuenta cada tipo de distribución en los grupos cooperativos? Si es así, no te entretengo más. ¡Comenzamos!

3 Formas de organizar grupos cooperativos en el aula.

De las distintas formas de trabajar en grupos cooperativos he querido centrarme en las tres que considero más efectivas y eficaces para aprender a trabajar y a colaborar en grupo. Concretamente, las tres formas de organización que quiero darte a conocer son: los equipos de base, los equipos esporádicos y los equipos de expertos.

1. Los equipos de base.

Los equipos de base se caracterizan básicamente pos ser grupos de cuatro alumnos, permanentes y heterogéneos. Me explico:

  • Grupos de 4 alumnos: El número de alumnos que se recomienda para los equipos de base es cuatro. Si el número de alumnos no es múltiplo de cuatro, es preferible formar grupos de cinco alumnos que de tres alumnos. Para este tipo de organización se recomienda no superar los cinco alumnos en un mismo equipo de base.
  • Permanentes. Se aconseja que los equipos de base de un grupo clase se mantengan al menos durante un trimestre o evaluación. Si los grupos funcionan se aconseja mantenerlos incluso durante más tiempo. Aún así, hay que ser flexible ante las circunstancias que rodean el grupo clase y las posibles incompatibilidades que pueden producirse.
  • Heterogéneo. Cada equipo de base debe constituir en sí una representación de todo el grupo clase. Así, debe haber un tipo de alumnado de coopere, otro que presente ciertas dificultades de aprendizaje y otros dos con un ritmo de aprendizaje adecuado a su edad.

Cómo distribuir a los alumnos de un grupo clase en equipos de base.

La mejor manera de distribuir a los alumnos en equipos de base es elaborando tres columnas.

  • En una columna del extremo se colocan una cuarta parte de los alumnos de un grupo clase que destaquen por su iniciativa, capacidad de liderazgo, motivación y entusiasmo, entre otras cualidades.
  • En la columna del otro extremo se coloca una cuarta parte de los alumnos que presentan dificultades, es decir, alumnos con un bajo rendimiento escolar, poco motivados o que precisan algún tipo de ayuda.
  • En la columna central se coloca la mitad restante del grupo clase.

Una vez elaboradas las tres columnas, para crear un equipo de base se elige a un alumno de uno y otro extremo de cada columna y a dos de la columna central. También se aconseja que dentro de cada equipo de base haya un equilibro en cuanto a género, etnia, religión…

Grupos cooperativos

2. Los equipos esporádicos.

Si los equipos de base se caracterizan por ser permanentes a lo largo de un curso escolar y con un número fijo de alumnos, no pasa lo mismo con los denominados equipos esporádicos. Por tanto los equipos esporádicos se caracterizan por:

  • Número indeterminado de alumnos. Para trabajar con grupos esporádicos no hay un número específico de alumnos. El número de alumnos de un grupo esporádico variará en función del tipo de actividad que se pretenda llevar a cabo. Así, pueden ser grupos de dos, tres, cuatro o cinco alumnos. En ningún caso se recomienda superar los cinco alumnos en un mismo grupo esporádico.
  • Homogéneos y heterogéneos. El tipo de composición de los alumnos de un grupo esporádico variará también en función de su finalidad. Se recomiendan grupos heterogéneos por el valor que implica que un alumno sea capaz de enseñarle al otro algo que desconoce o no domina. Pero también puede ser interesante en determinados momentos organizar grupos más homogéneos cuando, por ejemplo, se trata de resolver problemas.

3. Los equipos de expertos.

Esta forma de organizar los grupos cooperativos de un grupo clase viene a ser una variable de la que hemos denominado equipos de base. Para que entiendas mejor su funcionamiento explicaré esta estructura cooperativa con la ayuda de un ejemplo. El origen de esta organización viene de las denominadas aulas jigsau (puzzle). Aquí tienes un magnífico vídeo explicativo:

Imagínate que tus alumnos deben estudiar las categorías gramaticales. En primer lugar, un alumno de cada equipo de base se incorporará a un grupo de expertos en el que se especializará en una categoría gramatical como, por ejemplo, el adjetivo. Así, en un grupo clase de 24 alumnos habría seis equipos de base que luego se convertirían en cuatro equipos de expertos. En cada equipo de expertos habría un total de seis alumnos y, como mínimo, un experto en alguna categoría gramatical. Así, cada equipo de expertos se especializaría en una categoría gramatical.

Tras varias sesiones, cada equipo de expertos dominaría una categoría gramatical y estaría en disposición para iniciar una segunda fase.

En esta segunda fase se disuelven los equipos de expertos y se convierten en equipos de base. En cada equipo de base habrá, por tanto, un experto en alguna categoría gramatical. Cada alumno de un equipo base se encargará de enseñar al resto de miembros del grupo los conocimientos adquiridos de cada categoría o, lo que es lo mismo, en lo que es un experto.

Grupos cooperativos

Al intercambiar los conocimientos en los equipos de base, lo que se consigue es que todos los integrantes de un equipo base se conviertan en expertos de todas las categorías gramaticales trabajadas, es decir, todos los alumnos se convierten en expertos de todas las categorías.

La disposición del espacio a la hora de crear grupos cooperativos.

Cuando se toma la decisión de crear estructuras de grupos cooperativos, la concepción del espacio varía, es decir, el aula precisa de una nueva redistribución. No me extenderé en este artículo acerca de las características que debe tener un aula que trabaja de forma cooperativa. Tengo la intención de dedicar más adelante varios artículos a la distribución del espacio cuando se trabaja de forma cooperativa. Tan sólo quiero enseñarte dos ilustraciones que te sirvan como punto de partida para la distribución de equipos de base y equipos de expertos.

Distribución para equipos de base. Es importante que los alumnos nunca den la espada a la pared de la pizarra.

Grupos cooperativos

Distribución de los equipos de base. Fíjate como la distribución sigue los criterios de la distribución de los equipos de base. En este sentido es importante que las mesas estén en zigzag.

Grupos cooperativos

El aprendizaje grupos cooperativos. A modo de conclusión.

En este artículo te he querido enseñar las tres distribuciones más efectivas para que tus alumnos afronten con éxito el aprendizaje de forma cooperativa. Tal y como he dicho al principio, es importante ser consciente de que, como cualquier aprendizaje, el aprender a trabajar en equipo lleva su tiempo, pero plantea un número extraordinario de posibilidades. Además, cuenta con la ventaja de que es perfectamente compatible con una clase de distribución más tradicional. De hecho, puedes ir combinado diferentes estructuras de grupos cooperativos en función de las necesidades de tus alumnos.

El aprendizaje cooperativo busca en todo momento que los alumnos aprendan de sus propios compañeros. Pero el aprendizaje cooperativo también quiere ser un modelo pedagógico que da prioridad a la inclusión y en la que se intenta que todos los alumnos partan con las mismas posibilidades, es decir, que todos los alumnos sientan que forman parte de un engranaje y que ellos son una pieza fundamental.

Como docente, tu reto es conseguir que ese engranaje sea capaz de funcionar y de producir un aprendizaje significativo. Espero que tras la lectura de este artículo te animes a llevar a cabo algunas de estas estructuras. Si es así, estaré encantado de que plasmes en los comentarios de esta entradas tus impresiones.

Fuente del artículo: Aprender juntos alumnos diferentes: Los equipos de aprendizaje cooperativo en el aula

 Santiago Moll profesor del Curso Online Cómo Implementar con éxito el Aprendizaje Cooperativo en el Aula

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR