La receta del amor

Uno de los ejercicios que podemos trabajar con los adolescentes para educar en las relaciones de pareja es darles esta lista de características para que reflexionen sobre sus relaciones o sobre las expectativas que tienen sobre lo que es una relación de pareja sana:

  • Una relación es sana cuando dos personas se quieren, se respetan y se divierten estando juntas
  • Los celos no son una expresión de amor
  • Es tratarse bien y sin faltas de respeto
  • Es tener confianza mutua y no hacer comprobaciones para ver si lo que dice o hace tu pareja es cierto
  • Es tener diferentes puntos de vista y poder hablar de ello sin imponer un criterio sobre otro
  • Es compartir experiencias y momentos juntos
  • Es no enfadarse si el otro nos lleva la contraria
  • Es no abusar de la pareja pidiéndole que haga cosa por el otro
  • Es aceptar y respetar opiniones, gustos, actividades y amistades de nuestra pareja
  • Es apoyarse y ayudarse en planes y proyectos aunque estos no siempre coincidan
  • Es reconocer que nos hemos equivocado
  • Es poder disfrutar de tiempo y espacio para ti y aceptar que tu pareja también lo haga

Y si intentamos encontrar la receta del amor? Esta puede ser una buena receta

 Receta del amor

Ingredientes:

o Cuarto y mitad de respeto
o Medio kilo de confianza
o Un litro largo de comunicación
o Cucharadas soperas de atracción
o Una nube de imaginación
o Un chorro constante de pasión, afecto y comprensión

Elaboración:

o Se mezclan todos los ingredientes, dejando reservadas la
imaginación y la pasión. Se remueve hasta que quede
una masa fluida pero con textura.
o Se añade la imaginación para airearla un poco y se mete en el horno a los 200ºC de los primeros momentos. La masa empezará a subir, se revisa cada diez minutos para ver si todo marcha bien y cuando ya está al gusto se saca
del horno.
o Se deja reposar a temperatura ambiente y se espolvorea con la pasión.

¡Está delicioso!

Y cuando se acaba o los ingredientes no han sido los adecuados lo mejor que se puede hacer es aceptar que no salió la receta.
¿Sabes? Hay quien opina que es necesario añadirle alguna cucharada de celos, pero te aseguro que amarga apenas te lo metes en la boca.

Hay veces que incluso nos empeñamos en comer, pese a que sabemos que la confianza estaba caducada, o que la comunicación era en grano y la necesitábamos en polvo, o que en el tarro de la pasión no quedaba ni una gota. En estos casos el plato nos puede sentar mal y hacer daño al estómago. No hay que seguir comiendo de un plato que no sienta bien.

Fuente Cuento “Amor” de la Campaña de Prevención de Violencia de Género de la Federación de Mujeres Jóvenes.

 Y si queréis aprender más sobre esta materia no os perdáis el curso 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies