La figura del profesional en la Atención Centrada en la Persona

Muy lejos de ser un modelo desprofesionalizado la ACP requiere de profesionales muy cualificados que estén dispuestos a realizar las mismas tareas desde una nueva perspectiva y realizar las actuaciones en la persona desde un nuevo punto de vista, como ya ha sido comentado, el poder de decisión recae en la persona que tiene un papel central y directivo.

Esto ocasiona que el profesional se deba adaptar a un nuevo modelo donde ya no decide en exclusiva, en el que requiere razonar y explicar sus propuestas a la persona usuaria, y que ésta en último término será quien decida si lo acepta o no.
Es por esta razón que las organizaciones que introducen este modelo, debe de dotar a los profesionales de las herramientas suficientes para adaptarse a este cambio, formación en el propio modelo, y formación específica para afrontar los nuevos retas de la intervención y comunicación con las personas usuarias.

Puede ocurrir que después de realizado el planteamiento de una actuación hacia una persona usuaria, esta lo rechace. A partir de ahí nos podemos hacer algunas preguntas: ¿Qué hacer entonces? ¿Cómo hemos llegado a este punto ¿Cómo evitarlo?

La misma ACP propone algunas pistas. En primer lugar, se busca conocer bien a la persona, para eso, no solo se hace una buena valoración a partir de la cual contamos con muchos datos, sino que también conocemos su historia de vida, su entorno, conocemos sus intereses y motivaciones, su proyecto de vida, es ahí donde estriba en gran medida la importancia del profesional de referencia, en conocer bien a la persona y mantener una comunicación fluida con el equipo para dar continuidad a todas las intervenciones.

Valorar a la persona implica la intención de hacer algo con esa información, ese algo es un plan atención y vida, que está basado en las competencias, necesidades y proyecto de vida de la persona, desde las necesidades propias de la persona y los planteamientos de necesidades y recomendaciones planteadas por los técnicos.
Si se logra una buena combinación entre ambos, una buena comprensión de la persona, en principio, no debería haber un rechazo del plan de atención y vida o de alguna de sus intervenciones, porque además, la persona participa de manera integrada en el.
Es decir, si se conoce bien a la persona y su entorno, su historia de vida, su necesidades de apoyo, su proyecto de vida, si el equipo está unido, es capaz de integrar bien toda esa información y hacer un planteamiento singular centrado en la persona, la intervención tendrá menos posibilidades de ser rechazada.

Para que el modelo tenga éxito, es necesario,  que los profesionales conozcan la Atención Centrada en la Persona y estén comprometidos con el modelo, pero también es necesario que estén bien formados, ya no solo en lo que se venía considerando competencias clásicas de su profesión, sino en otros muchos aspectos para apoyar las distintas intervenciones que se realizarán en la persona

Si queréis aprender más sobre el Modelo de Atención Integral Centrado en la Persona no te pierdas el curso

 Artículo de los profesionales de Amaranto Terapia Ocupacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies